27.Sep.2016 / Jesús López-Arenas

Resumen de las últimas Sentencias del Tribunal Supremo en relación con la Empresa Familiar

El objeto de la presente nota es trasladar el contenido de tres importantes Sentencias del Tribunal Supremo recaídas en sendos recursos de casación para unificación de doctrina en relación con los requisitos que se han de cumplir para tener acceso a los beneficios fiscales de la empresa familiar.

Recordemos que para tener la consideración a efectos fiscales de empresa familiar, el artículo 4.Ocho de la Ley 19/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre el Patrimonio establece una serie de requisitos, que en síntesis son los siguientes:

  • Que la entidad no tenga por actividad principal la gestión de un patrimonio mobiliario o inmobiliario.
  • Que la participación del sujeto pasivo en el capital de la sociedad sea de al menos el 5% computado de forma individual, o del 20% conjuntamente con su cónyuge, ascendientes, descendientes o colaterales de segundo grado, ya tenga su origen el parentesco en la consanguinidad, la afinidad o la adopción.
  • Que el sujeto pasivo ejerza efectivamente funciones de dirección en la entidad, percibiendo por ello una retribución que represente más del 50% de la totalidad de los rendimientos empresariales, profesionales y del trabajo personal.

Pues bien, las participaciones en sociedades en las que concurran estos requisitos podrán beneficiarse, por un lado, de la exención en el Impuesto sobre el Patrimonio y, por otro, de una reducción del 95% en la base imponible del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Esta reducción en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es independiente y complementaria de la que actualmente se aplica en algunas comunidades autónomas (Canarias y Madrid son algunas de ellas) por razón del parentesco, por lo que en el caso de desaparecer estas últimas, cumplir con los requisitos anteriormente citados puede suponer un importante ahorro fiscal, ya que prácticamente se anula el Impuesto exigible por las transmisiones de participaciones en empresas familiares.

Por este motivo, entendemos que es absolutamente recomendable hacer un seguimiento continuo del cumplimiento de estos requisitos y no relajarse por el hecho de que actualmente existan importantes reducciones por razón del parentesco, ya que estas pueden desaparecer en cualquier momento o, por razón de los puntos de conexión, pueden no resultar de aplicación en algún supuesto.