18.Jan.2017 / Jesús López-Arenas

OBLIGACIONES DE INFORMACIÓN EN RELACIÓN CON TRANSACCIONES E INVERSIONES EN EL EXTERIOR

Como seguramente ya todos sabrán, la tenencia de patrimonio fuera del territorio nacional y la realización de operaciones con el exterior es, cada vez más, objeto de control por parte de la Administración. Este control se traduce en la necesidad de cumplir con un sinfín de obligaciones de información, muchas veces reiterativas en cuanto a su contenido, si bien dirigidas a distintos organismos oficiales.

En relación con las inversiones en el extranjero, nos encontramos con las siguientes obligaciones de información:

  • Declaración sobre las transacciones económicas y los saldos de activos y pasivos financieros con el exterior – Formulario ETE, a presentar en el Banco de España.
  • Declaraciones de inversiones exteriores, entre otras, la de inversiones españolas en sociedades extranjeras no cotizadas – Modelo D-5, la de titulares de inversión española en el exterior en valores negociables – Modelo D-6, la de inversiones españolas en bienes inmuebles – Modelo D-7 y la Memoria anual relativa al desarrollo de la inversión en el exterior – Modelo D-8 a presentar en la Dirección General de Comercio Internacional e Inversiones.
  • Declaración informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero – Modelo 720, a presentar en la Agencia Tributaria.

Todas estas obligaciones incumben a los residentes fiscales en España, ya sean personas físicas o jurídicas, y su incumplimiento acarrea importantes sanciones.

Por este motivo pasamos a resumirles brevemente los principales aspectos a tener en cuenta en cada una de estas declaraciones, fundamentalmente los sujetos obligados a presentarlas, el contenido de las mismas y sus plazos de presentación.